Redes sociales

Banderas

Inicio

Organiza tus clases con Google Classroom

               Cada vez están más de moda las clases virtuales, y no es solo que la pandemia de COVID-19 nos obligara a todos a volvernos más tecnológicos, es que cada vez más nos encaminamos hacia un mundo digital en el que las barreras espacio temporales que muchas veces nos impedían hacer un curso de español se están borrando. Además de la flexibilidad y la comodidad que implica poder realizar cursos desde tu propia casa, cada vez son más las herramientas y recursos a nuestra disposición para hacer del aprendizaje virtual una experiencia completa, interactiva y organizada que nada tiene que envidiarles a las tradicionales clases presenciales.

            Uno de esos muchos recursos que están al alcance de los profesores y que permite organizar grupos y gestionarlos, mandar tareas y organizar el material es Google Classroom, una herramienta gratuita y muy sencilla de la que vamos a hablar hoy brevemente. Esta herramienta, además, no solo puede ser usada para la gestión de las clases virtuales, sino también para el aprendizaje presencial o mixto, pues el profesor puede usarlo para colgar el material que se trabajará después en las clases, enviar deberes o ejercicios de ampliación.

            En primer lugar, para usar esta herramienta solo necesitaremos una cuenta de Gmail, tanto el profesor como los alumnos, ya que será la cuenta de Google la que actúe como identificador. Una vez que ingresemos con nuestra cuenta, solo tendremos que seleccionar la opción de Classroom.

A continuación, nos dará la opción de crear una clase (si somos profesores) o unirnos a otra clase si somos alumnos, pidiéndonos una URL específica.

Cuando creemos nuestra nueva clase, irás a una pantalla en la que se te avisa de que si usas Classroom en un centro educativo deberás gestionarlo desde una cuenta de GSuite. Si no queremos complicarnos la vida, simplemente le daremos a aceptar y continuaremos escribiendo los datos de la clase; nombre, sección, materia y aula. También lo podemos personalizar con los colores y temas que nos ofrece la aplicación.

 

            El formato, como veréis, es bastante amigable. Lo primero que vemos es un tablón, que nos recuerda mucho al muro de Facebook donde podremos compartir publicaciones y en el que los alumnos también podrán contestar.

            Hay diferentes pestañas que tendremos que investigar más adelante. Por ejemplo, en la opción “Trabajo de clase”, podremos ver todas las tareas que vayamos creando. Desde aquí podremos darle al botón de crear para empezar a crear contenido para tu aula; tareas, preguntas o subir el material que podremos organizar en unidades o temas.

 

        Si elegimos la opción de “crear tarea”, podremos elegir ponerle un título, una puntuación, establecer una fecha límite y elegir incluso si queremos enviarla a todos los alumnos o solo a algunos en concreto.

            Podemos elegir entre subir una tarea tradicional, adjuntado los archivos desde tu ordenador, o experimentar con otras herramientas que Google Ofrece como Google Drive o Google Forms. Los alumnos recibirán una alerta en cuanto des la opción de crera la tarea.

            A continuación, para agregar a los alumnos a tu clase, deberás entrar en la pestaña de “Personas”, donde podrás agregar tanto a alumnos como a profesores en el caso de compartir un grupo o tener que realizarse una sustitución. Eso sí, es necesario que las personas posean una cuenta de “gmail” para poder, mediante la invitación que les llegará, acceder a la clase.

            Finalmente, una opción muy interesante es la que nos ofrece la pestaña de “Calificaciones”, pues tendremos de forma ordenada y sistemática el resumen y la puntuación de las tareas que han ido realizando todos los alumnos.

            En resumen; Google Classroom es una herramienta muy sencilla, práctica e intuitiva que podemos usar en nuestras diferentes modalidades de clase para llevar un control del progreso de los estudiantes y ofrecerles materiales de clase y de refuerzo de manera sistemática y organizada. Por su aspecto amigable, también favorece una comunicación directa y relajada entre los compañeros y con los profesores, así que os animamos a que lo probéis.

Tags: 

Artículos relacionados