Redes sociales

Banderas

Inicio

¡Ya es Navidad! - Parte 2

25 de diciembre. Navidad

Tradicionalmente el día de Navidad se celebraba el nacimiento de Jesucristo, aunque hoy en día la tradición de Papá Noel (Santa Claus) ha calado con fuerza en la sociedad española por lo que la mayoría de niños también reciben regalos este día.

Otra vez la costumbre es reunirse de nuevo para una abundante comida con la familia. Aunque cada vez es más normal que las familias elijan algún restaurante para comer juntos este día, lo tradicional siempre ha sido realizar esta comida en la casa familiar.

Una tradición valenciana, que todavía perdura en algunos lugares (aunque está en peligro de extinción), eran “las estrenas de Navidad”. Tras la comida de Navidad y antes de empezar la sobremesa era normal que los más mayores de la familia dieran una pequeña cantidad de dinero a los más jóvenes. Los niños recorrían la mesa felicitando a todos y recogiendo su dinero que luego gastaban en la feria de atracciones.

 

28 de diciembre. Día de los Santos Inocentes

El 28 de diciembre es el día de los Santos Inocentes. A lo largo de este día es típico “gastar inocentadas”, o lo que es lo mismo, hacer bromas “engañando” a amigos y familiares. También es normal colgar un muñeco de papel con forma humana en la espalda de otro.

 Cuando la persona descubre que ha sido engañado o “el engañador” quiere terminar la broma, es normal gritar: “¡Inocente, inocente! 

Las bromas no solo quedan en el ámbito personal. Incluso en la televisión o en los periódicos aparecen noticas falsas (que se desmienten al día siguiente) y se realizan programas especiales en la televisión en donde se engaña a famosos con cámara oculta.

 

 

31 de diciembre. Nochevieja

La Nochevieja o la noche de Fin de Año es una de las más esperadas por los más jóvenes. Este día, a diferencia de la Navidad o la Nochevieja es normal reunirse con los amigos para celebrar la última noche del año.Uno de los elementos que no pueden faltar esta noche son las 12 uvas. Después de cenar, esperamos a que el reloj marque las 24.00 h para tomar cada uva con las campanadas del reloj.

Este evento se transmite en todas las televisiones, desde diferentes lugares, pero el más famoso es el de La Puerta del Sol de Madrid. También hay gente que acude directamente a este lugar o a otras plazas con reloj para tomar las uvas al aire libre.

 

En el momento de tomar las uvas, ya tenemos que estar ataviados con el típico cotillón, o lo que es lo mismo, una bolsa que incluye elementos como pelucas brillantes, gafas estrafalarias, collares con purpurina, serpentinas o matasuegras que hemos de ponernos para ese momento. Los más supersticiosos, además, se ponen esa noche algo rojo (normalmente ropa interior) para atraer a la suerte de cara al siguiente año.

Tras las uvas se abre el champán y se brinda, mientras se felicita a todos con dos besos deseando un “Feliz Año Nuevo”. Después de esto, se celebran enormes macrofiestas que duran hasta bien entrado el día siguiente. Tras la fiesta, es normal comerse un chocolate con churros antes de ir a dormir.

 

6 de enero. Reyes

Es el día preferido de los niños, ya que la noche del 5 de enero los tres Reyes Magos (Melchor, Gaspar y Baltasar) llegarán con sus tres camellos para repartir los regalos que los niños les han pedido. Eso sí, si han sido buenos, si no, les dejarán carbón (dulce y comestible, en el mejor de los casos).

Casi con un mes de antelación los niños escriben la carta a los reyes con los regalos que quieren, carta que podrán dejar en alguno de los “buzones reales” que se reparten por la ciudad.

La noche antes de la llegada de los reyes tiene lugar la cabalgata de Reyes, un desfile lleno de colores, fantasía y dulces que lanzan los Reyes y otros personajes desde sus carrozas. Tras la cabalgata las familias vuelven a casa, cenan y los niños dejan comida para los Reyes y sus camellos (paja, galletas, un vaso de leche, etc.) y se van pronto a dormir ya que posiblemente al día siguiente se levanten muy pronto para ver qué les han traído sus majestades.

 

Tras la emoción de los juguetes, los niños visitan también la casa de sus abuelos y otros familiares para ver qué han dejado allí los Reyes. En este día las familias se vuelven a juntar para tomar el tradicional roscón de reyes. Este dulce, que puede estar relleno de nata o chocolate y contiene frutas escarchadas, esconde en su interior dos premios: un haba y una figurita. Si te toca el haba, serás el encargado de pagar el dulce.

Y tras todo esto, el día 7 de enero, todo vuelve a la normalidad, cargados con buenos propósitos para empezar el año, posiblemente con unos cuantos quilos de más, sin habernos tocado El Gordo, pero con ganas de que pase un año y todo vuelva a empezar.

 

Tags: 

Artículos relacionados