Redes sociales

Banderas

Inicio
Inicio

Última convocatoria DELE del año

Este sábado día 14 se celebra la última convocatoria de este año de los exámenes oficiales de español (Diplomas de Español como Lengua Extranjera) y desde aquí queremos desearles muchísima suerte a todos nuestros candidatos.

Ha sido un año complicado debido a la pandemia de COVID-19 que ha hecho que aquí, en nuestro país, se cancelaran las convocatorias de abril y mayo. Sin embargo, el Instituto Cervantes ha abierto convocatorias extraordinarias en julio y en octubre para poder atender la alta demanda de candidatos que no deja de crecer desde hace años. De hecho, en el pasado 2019 el aumento respecto al año anterior fue de un 15%, según los datos ofrecidos por el Instituto Cervantes, presentándose a la prueba 118.000 estudiantes de español.

Pero, ¿qué es lo que hace que este examen tenga tanto “éxito”? Las razones pueden ser las siguientes.

  1. En primer lugar, vivimos en un mundo globalizado donde cada vez es más importante poder acreditar el dominio de un idioma a la hora de, por ejemplo, optar a un puesto laboral. En este sentido, hoy por hoy, el Diploma DELE es el único título oficial de español reconocido internacionalmente y con una validez de por vida, otorgado por el Instituto Cervantes en nombre del Ministerio de Educación de España.

 

  1. En segundo lugar, estos Diplomas son requisitos para, por ejemplo, poder homologar un título universitario (nivel B2), acceder a los exámenes MIR, en España (nivel C1) o, incluso, si se cuenta con un nivel C2 y los alumnos se van a incorporar al sistema educativo español por convalidación de estudios realizados en otro país, estos quedarán exentos de realizar las pruebas de competencia en español que estén establecidas.

 

  1. Además, el hecho de que desde 2015 el Diploma DELE A2 sea uno de los requisitos para poder obtener la nacionalidad española ha hecho que las solicitudes a este nivel se hayan disparado en nuestro país.

 

Por todo esto, ¿debemos recomendar a nuestros estudiantes presentarse a estas pruebas? En nuestra opinión, sí, ahora bien, siempre que realmente cuenten con el nivel de lengua al que se vayan a presentar y estén bien preparados. Porque, si tuviéramos que poner algún “pero” a estas pruebas sería, en primer lugar, su precio. Seamos sinceros, igual que la mayoría de los exámenes oficiales de estas lenguas, estos diplomas no son precisamente baratos, eso sí, cuentan con la ventaja de que una vez que los consigamos su validez será indefinida. En segundo lugar, en estas pruebas los candidatos eligen un nivel al cual presentarse y, a diferencia de otras pruebas de lenguas, en el caso de no aprobar no van a recibir ningún tipo de certificado (un nivel menor, o similar). Si lo que buscamos es un examen que certifique nuestro nivel de lengua, sea el que sea, deberemos buscar otro tipo de prueba, por ejemplo, el SIELE, certificado (que no Diploma) del que hablaremos en otra entrada. Finalmente, en los exámenes DELE se deben aprobar con un mínimo de 60 % todas las destrezas. Esto significa que, si se te da muy bien la interacción oral, pero no tanto la escrita, no superarás la prueba. Es cierto que para la valoración general se hace un promedio (salvo el nivel C2) en dos grupos: por una parte, la expresión escrita y la comprensión de lectura y por otro la expresión oral y comprensión auditiva, pero, como decimos, debes asegurarte de ser solvente en todas y cada una de las destrezas porque en el caso de no llegar al mínimo en un grupo estarás suspendido. Y no, “no te guardarán la nota” para una futura convocatoria, deberás realizar de nuevo todo el examen.

A pesar de todo esto, creemos que las ventajas de contar con este Diploma superan los posibles inconvenientes. Además, debemos saber que, aunque estos títulos están pensados para “adultos”, el Instituto Cervantes también cuenta con las modalidades de DELE escolar (pensados para candidatos entre 11 y 17 años), que tienen la misma validez, pero están adaptadas a los contextos y ámbitos de acción propios de estas edades, por lo que también podemos orientar a nuestros alumnos a estas pruebas si trabajamos, por ejemplo, en un instituto. Existen dos modalidades para escolares: el DELE escolar A1 y el DELE escolar A2/B1, este último, a diferencia de las modalidades para adultos, sí que otorga uno u otro nivel dependiendo de la puntuación que obtenga el candidato.

La red de Centros de Examen donde se pueden realizar estas pruebas es amplia, por lo que seguro que si trabajamos fuera, podemos contar con algún centro de examen cerca de nosotros. En este enlace puedes consultar los centros de examen alrededor del mundo además de las convocatorias y niveles que ofrece cada uno.

Por último, y como hemos insistido anteriormente, si tenemos algún alumno interesado en estos exámenes, la preparación es fundamental. Nosotros nos hemos encontrado casos con alumnos “confiados”, que realmente podríamos decir que contaban con el nivel de lengua adecuado pero que, al no prepararse previamente las pruebas, fracasaron estrepitosamente. Y es que es fundamental que los alumnos estén entrenados y familiarizados con la estructura, la tipología de las diferentes tareas y los tiempos de realización para que el día de los exámenes sepan qué es lo que tienen que hacer en cada parte, que “se les va a exigir” y completen las tareas dentro de los tiempos establecidos.

Existen un sinfín de materiales para poder preparar estas pruebas; nosotros, además como profesores-preparadores, contamos con las guías de examen del Instituto Cervantes, donde se nos detalla, entre otras cosas, cuáles son los requisitos para aprobar el examen (puntuación, escalas de valoración…) y se nos describen las diferentes tareas, algo que nos ayudará a entrenar al alumno mediante estrategias para cada una de ellas.

Una buena idea, además, para conocer más a fondo estos Diplomas y ampliar nuestra trayectoria profesional, es acreditarnos como examinadores. Para ello, existen diferentes cursos on-line que realiza el Instituto Cervantes periódicamente. Hay cuatro modalidades: A1-A2, B1-B2, C1-C2 y DELE escolar. Si estáis interesados os recomendamos que busquéis en los diferentes Institutos Cervantes (Roma, Moscú, etc.) pues el precio puede variar considerablemente dependiendo de a través de qué centro los hagamos. Eso sí, los contenidos del curso, así como la validez del diploma es independiente de nuestra elección. Una vez nos acreditemos, recibiremos un número de examinador y pasaremos a formar parte de la bolsa de examinadores del Instituto Cervantes. Para ejercer como tal, solo tendremos que buscar los centros de exámenes cerca de nosotros donde se realicen estas pruebas para enviar nuestro CV y ofrecer nuestros servicios.

En definitiva y para terminar, es cierto que vivimos en una época de “titulitis” donde a veces parece que es más importante disponer de un diploma que saber desarrollar nuestras competencias. Pero también es cierto que disponer de un título oficial puede abrirte muchas puertas y más cuando tiene un amplio prestigio y reconocimiento internacional como estos Diplomas de los que hemos hablado. Por lo tanto, y como mínimo, como profesores de español deberíamos conocerlos y poder dar la información adecuada a nuestros alumnos para que tengan la posibilidad de elegir.

Tags: