Redes sociales

Banderas

Inicio

Patrimonios de la Humanidad: LONJA DE LA SEDA

Patrimonios de la Humanidad: LONJA DE LA SEDA

La UNESCO es un organismo internacional de la ONU que vela por la protección y difusión de la cultura, la ciencia y la educación a nivel mundial. Una de sus funciones, es designar lugares o actividades de todo el mundo con un “valor universal excepcional” como patrimonio común de la humanidad.

Todo aquello designado como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, ya sea un lugar natural o cultural, tangible o intangible, goza de un reconocimiento a su excepcionalidad, y se vela por su protección a corto y largo plazo en todos los ámbitos, ya sea a nivel de control del desarrollo urbanístico, protección del medio ambiente, desarrollo económico sostenible de las comunidades locales, catástrofes naturales, etc.

Actualmente existen más de 1100 sitios Patrimonio de la Humanidad repartidos en 167 países. España cuenta con 48 sitios declarados Patrimonio de la Humanidad, tanto naturales como culturales y mixtos; 4 bienes transfronterizos; 18 bienes inmateriales; y 11 documentos declarados como Memoria del Mundo por la UNESCO. Todo ello convierte al país en el tercero del mundo con más Patrimonios de la Humanidad, y el primero de Europa en cuanto a Patrimonios Culturales Inmateriales.

De todos ellos, la Comunidad Valenciana cuenta con unos cuantos. Entre los sitios culturales, destacan la Lonja de la Seda de Valencia, de la que hablaremos más detalladamente abajo; y el Palmeral de Elche, que aunque pueda parecer un lugar natural, en realidad es un espacio cultural creado por agricultores, donde las palmeras  delimitan el espacio de cada huerto; o los sitios de arte rupestre del arco mediterráneo de la península ibérica, cuya distinción comparte con otras comunidades autónomas. También cuenta con bienes intangibles, como el Misterio de Elche, una representación religiosa única en el mundo y realizada exclusivamente por niños; la fiesta de la Mare de Déu de la Salut de Algemesí, con sus representativas Muixerangues, torres humanas como la que se ve en la imagen; las Fallas de Valencia, mundialmente conocidas, o el Tribunal de las Aguas, que junto con el de Murcia forman los Tribunales de Regantes del Mediterráneo Español, tradición de jurisprudencia milenaria muy típica de estas zonas del Mediterráneo.

 

La Lonja de la Seda, o Lonja de Mercaderes

Es un edificio de estilo gótico situada frente al Mercado Central de Valencia. Se construyó en el siglo XV, y es una obra maestra del gótico civil mediterráneo, símbolo de la riqueza y prestigio conseguidos por la burguesía valenciana durante el llamado Siglo de Oro valenciano.

La Lonja de la Seda fue construida como edificio dedicado a la compra y venta de productos artesanales y mercaderías de los artesanos y comerciantes de aquella época. Uno de los productos con los que más se comerciaba, y con larga tradición artesanal en Valencia, era la seda; de ahí que pasase a conocerse como Lonja de la Seda.

Más adelante pasó a ser almacén de grano, cuartel militar, cocina para los soldados, lugar de celebración de eventos importantes, o de recepción de personalidades importantes de España o el extranjero, etc.

Llama sobre todo la atención el Salón de Contratación, con sus columnas elicoidales que evocan un impactante palmeral de piedra que culmina en una cúpula que simboliza el cielo.

Hay varios elementos curiosos en el edificio y su historia.

Primero, en la época en la que el edificio se utilizó como lugar de comercio, cortaban las patas de la mesa de aquellos comerciantes que no tenían un comportamiento ético, bien por la mala calidad de sus productos, bien por no respetar los acuerdos. De esta forma, cualquier persona que entrase en el edificio a comprar, podría saber de un solo vistazo quién era de fiar y quién no. Además, el edificio cuenta con un calabozo para los casos más graves.

Otra cosa que llama la atención son las múltiples referencias al diablo, la brujería, el paganismo y los pecados. Esto se debe a que, en la época en que fue construida, todos los edificios religiosos debían contener imágenes relacionadas con la religión –excepto en las gárgolas, donde los escultores podían dejar volar su imaginación. Por eso, en este edificio civil (es decir, no religioso), vemos todas estas escenas que de ningún modo podían representarse en un edificio religioso.

Si venís a visitarnos a Valencia, este es, pues, uno de los muchos lugares que no podéis dejar de visitar. Aquí puedes encontrar información sobre sus horarios y precios de visita y, si no puedes esperar, también puedes realizar una visita virtual a través de este enlace.

Tags: 

Artículos relacionados